lunes, 11 de junio de 2012

Procrastinación


La Procrastinación, el arte de de demorar las tareas porque nos dan pereza o suponen una molestia, es uno de los más fieros enemigos de la organización y la productividad. Y me refiero a él como un arte porque nuestra mente elabora algunas de las teorías y razonamientos más complejos y convincentes para justificar el no hacer tal cosa justo en este momento, que era cuando debíamos hacerlo.

“Bueno, tampoco es para tanto. Mañana a primera hora me pongo con ello”. “La verdad es que no hace falta que lo haga justo ahora, mañana antes de salir seguro que lo hago”. “Bufff, ¿ponerme con eso ahora? Si es que no me apetece… el mundo no se va a venir abajo porque lo retrase un par de días”.

El problema es que no suelen ser dos días, sino más, y nos encontramos demorando una y otra vez esa tarea que nosotros mismos nos habíamos fijado hacer hace semanas. La procrastinación no es retrasar cosas porque su prioridad ha cambiado o ha surgido algo más importante, sino los retrasos debidos al poderoso “no me apetece hacer eso ahora”.

Es un mal general, todos lo hemos sufrido en algún momento. Pero ojo, no subestimes su “potencial destructivo”, porque si no le ponemos freno y atajamos en cuanto surge la tentación, puede pasar de mal a enfermedad, y de enfermedad a epidemia, echando por tierra nuestra organización y productividad, haciéndonos peores profesionales (¿y personas?).



Enlázate

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...